Blog

5. mar., 2017

SEGUIR

En algún momento apunté estas frases, sin que pueda ahora citar su autoría como es debido. Espero que se perdone la osadía y del atrevermiento a hacerlo de este modo, pero vienen hoy a nuestra mente con urgencia de ser expuestas.

La primera hace referencia a la diferencia entre teoría y práctica, lo que, traído a este lugar viene a significar la diferencia entre lo que podría ser y lo que es. Dice así:

"La teoría consiste en saber por qué funcionan las cosas, aunque no funcionen. La práctica consiste en hacer que las cosas funcionen, aunque no sepamos por qué. En nuestra situación unimos la teoría y la práctica: las cosas no funcionan y nadie sabe por qué”.

Alguna vez más acudieron a mi mente estas palabras, junto con otras que dicen:

"Los hay que imploran mirando al cielo, los hay que siguen caminando aunque les tiemblen las piernas, los que siguen luchando aunque todo parezca perdido o los que sufren pero no se quejan, porque saben que el dolor pasa, el sudor se seca, el cansancio termina. Pero hay algo que no desaparece en algunos, es la satisfacción de haber alcanzado la cima, una cima que no se alcanza superando a los demás, sino superándose a uno mismo. Cuando muere el esfuerzo, nace el fracaso"

Con ella queremos dejar constancia del esfuerzo de cada día, de la lucha de cada instante… aunque en este caso no sea para alcanzar ninguna cima ni para superarnos o superar a los demás, sino para lograr a satisfacción de LUCHAR, de que no muera el ESFUERZO, de SEGUIR.