Blog

27. mar., 2017

ÍTACA

 

Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca, 

pide que tu camino sea largo, 

rico en experiencias, en conocimiento.

 

Ten siempre a Ítaca en la memoria. 

Llegar allí es tu meta. 

Más no apresures el viaje. 

Ítaca te regaló un hermoso viaje. 

 

Mejor que se extienda largos años 

y en tu vejez arribes a las islas 

con cuanto hayas ganado en el camino, 

sin esperar que Ítaca te enriquezca.

 

Ítaca te regaló un hermoso viaje. 

Sin ella, el camino no hubieras emprendido. 

 

                                                     (Kavafis)