29. mar., 2017

Texto

EN LA VIDA

En la vida nos podemos dar cuenta que cada persona que conocemos juega un “papel”, tiene un “rol” o lo acaba teniendo en cada uno de nosotros.

Unos se nos muestran como “una prueba” a resolver”, porque la relación que nos proporcionan es ambigua. Otros, al ponerse a nuestro lado, NOS ENSEÑARÁN algo que nosotros no habíamos tenido en cuenta, Son personas que tienen otra sensibilidad, otro ángulo para enfocar las cosas de la vida. Otros nos van a dar afecto, que es un buen alimento para el espíritu. Otros más nos van a exigir que salga lo mejor de nosotros mismos. Los habrá que se quedarán a nuestro lado a pesar de conocer nuestros defectos y habrá otros, y dejo la taxonomía, que pasarán por todos esos aspectos, como si de un desarrollo progresivo se tratara.

Pero la vida tiene muchas exigencias en todos, en nosotros y en las personas que nos vamos encontrando. Unas personas se quedarán como simples conocimientos, como simples compañeros que nos han tocado; otros, en cambio, pasarán a formar parte del elenco de amigos en los que depositaremos algo más que conocimiento: afecto y cariño, también comprensión, compromiso y confianza.

Unos y otros, a su vez, son núcleos o forman parte de otras redes de contacto, de compañeros y amigos y, cuando la historia pone niebla en la vida, muchos, casi todos, se van a diluir y, en la mayoría de los casos, olvidar., sin que, casi nunca, nos hayamos podido decir la importancia de aquello que nos unió y dio importancia a la relación que tuvimos, lo cual lastrará el recuerdo y quebrará la propia identidad.

Pero, con recuerdo o sin él, queriendo o no, TODOS habrán ayudado a conformar nuestra vida, nuestro propio recorrido, habrán dejado algo y se habrán llevado algo también de nosotros.