Blog

6. abr., 2017

HABILIDAD SOCIAL

Hace ya tiempo guardé un artículo titulado “Habilidades sociales: sé tú mismo, a menos que seas gilipollas”, publicado por el grupo “Yo Oriento” en 2008 y que aún figura en la web en el mismo lugar en que yo lo encontré. (Ver).

En él se decía que hay dos tipos de personas las "¿me has entendido?" y las “¿me he explicado?” y preguntaba que cómo se sentía el lector respecto a esa dualidad.

Incidía, entre otras cuestiones, sobre el hecho de que las habilidades sociales tienen que ver con “hacer y aceptar las críticas” y también como base para reinventarse.  En concreto planteada: “En síntesis, eso de aprender habilidades sociales se reduce a incorporar nuevas formas de comportarnos cuando estamos con otras personas, tanto para caerles mejor y que nos tengan cariño y consideración, como para evitar que nos tomen el pelo y usurpen nuestros derechos”. Como estrategias para conseguir  aumentar la habilidad social planteaba: “ saber escuchar y conversar, hacer cumplidos y mostrar aprecio, no quejarse ni criticar demasiado, solicitar favores de forma adecuada y agradecerlos…”, cuestiones que parecen de sentido común.

Pero no es eso o no es solo eso lo que me ha provocado traer ese artículo a esta entrada, sino las “15 ideas para mejorar nuestras habilidades sociales de crítica para comunicar nuestro acuerdo o nuestra insatisfacción”, que toma de @patri_psicologa:

  1. Valora si esa CRÍTICA es importante
  2. Busca el LUGAR adecuado
  3. Es el MOMENTO apropiado?
  4. El estado EMOCIONAL es importante
  5. ¿Cuál la INTENCIÓN en la conversación?
  6. No levantes la voz, no humilles, no hagas juicios
  7. Dí lo que te molesta pero no etiquetes
  8. ¿Cómo te sientes cuándo actúa de esa manera?
  9. ¿Qué cambio necesitas, qué te gustaría que ocurriera?
  10. ¿Qué beneficios tendrá el cambio?
  11. Prepárate para ESCUCHAR a la otra parte
  12. Habla con AMABILIDAD Y CARIÑO
  13. Eres su MODELO DE COMPORTAMIENTO
  14. AGRADECE el reto que han dedicado
  15. 15.REFUERZA EL CAMBIO

Pues bien, independientemente de lo dicho y de lo que a buen seguro se podría añadir a este respecto, quisiera anotar que el “SER SOCIABLE”, sobe todo cuando uno está mal, es signo de fortaleza moral, de responsabilidad personal para luchar y lograr que los demás, no se vean castigados por ello.